Simulador créditos hipotecarios

Para la mayoría de los chilenos (as) invertir en una propiedad ya sea con el propósito de vivir en ella o para arrendarla, implica, por un lado, contar con el pie exigido por la constructora, y, por otro, en caso de no tener el resto del efectivo de manera inmediata para pagar por esa vivienda, postular a un crédito hipotecario en una institución financiera.

En el mundo ideal, tener una buena renta y dinero para el pago del pie, bastaría para ser un buen postulante a conseguir un crédito hipotecario, pero la realidad es muy distinta, ya que la evaluación que hace, por ejemplo, un banco, está lleno de «detalles» y requisitos que pueden hacer que la respuesta a esta petición sea un rotundo NO.

En ese caso, ¿simplemente hay que desechar la idea de invertir en una propiedad? Acá la respuesta también es un rotundo NO, puesto que hay soluciones que te entrega el mismo sistema financiero y que te pueden permitir acceder a un crédito hipotecario.

Francisco Rocha, es experto en educación financiera y CEO & Founder de Propital  explica:

En primer lugar es importante no solo quedarse con la respuesta de un solo banco ya que no todos tienen las mismas políticas. Por ende, puedes probar otros productos financieros o preguntar en otras entidades. Es vital abrir la mente a las posibilidades y recordar que comprar una propiedad incluso sin poder acceder a crédito es posible, igual que también se puede entrar en el mercado inmobiliario sin dinero. Hay que salir de la zona de confort y no conformarse con las limitaciones que a veces están sólo en nuestra forma de ver el sistema.

Entendiendo esta premisa, Natalia Cornejo Mardones, Gerente de Operaciones de Propital empresa chilena dedicada a entregar asesoría a clientes para la inversión inmobiliaria revela las siguientes soluciones prácticas, que permiten ocupar nuestro sistema financiero a nuestro favor.

DESTACADO:  ¿Cómo pedir un crédito hipotecario con DICOM?

1. Baja la carga financiera

Esto significa bajar las deudas que tienes actualmente en el sistema, eso quiere decir, si tenemos algún crédito de consumo o tarjetas de crédito, tratar de ocuparlas lo menos posible y bajar los montos de las líneas de créditos si es que son muy altos.

Pasa que, si tienes un monto muy alto de línea de crédito disponible, eso se toma como carga y te va a afectar en la evaluación que hace el banco respecto a darte o no un crédito hipotecario.

Y cuando hablo de montos altos, me refiero a 30 o 60 millones de pesos aprobados en línea de crédito.

Por otro lado, también sería importante prepagar un crédito de consumo o bajar la cuota del crédito que pagas, es decir refinanciar la deuda, ya que, al tener una menor cuota, esto ocupa menos carga en el sistema financiero.

2. Complementa renta

Ya sea con la pareja o un familiar directo. Ahora, hay algunos bancos e instituciones que permiten complementar renta con cualquier persona, pero la mayoría pide que sea tu conyugue, es decir, que estén casados ante la ley y con al menos un hijo en común. Hay otros requisitos también como, por ejemplo, acreditar domicilio, entre otros.

3. Aumenta la renta con ingresos adicionales

Por ejemplo, las boletas de honorarios nos sirven para esto y también los ingresos por arriendo. Si es que ya tienes una propiedad, y ya la tienes arrendada, puedes justificar el arriendo para aumentar la renta.

DESTACADO:  Columna de opinión: "Las energías renovables requieren nuevas alianzas"

Pero, hay que tener cuidado, porque justificar el arriendo no significa que el dividendo que estás pagando por esa propiedad, desaparezca del sistema, pero acreditar el arriendo de la propiedad sí nos sirve para acreditar una mejor renta frente al banco. Ahora, si ya pagaste el dividendo, aún mejor.

4. Refinancia tus deudas hipotecarias ya existentes

Si nosotros ya tenemos un crédito hipotecario en un banco, esa deuda está ocupando parte de nuestra capacidad de endeudamiento. Y, una opción es mover esta deuda a una mutuaria de seguros que también dan créditos hipotecarios.

La gran diferencia con ellos es que esta deuda no queda en el sistema y, por ende, no aparece en el informe de deuda.

5. Revisa y corrige deudas morosas

Muchas veces puede pasar que no te están otorgando un crédito hipotecario por deudas antiguas o mal comportamiento de pago anterior, por ejemplo, si es que existe algún cheque protestado, si no hubo pago del CAE, si hay alguna deuda en mora desconocida. Todo esto impacta negativamente en la evaluación que hace la institución.

Y, para resolver esto hay que dirigirse a la institución o banco donde se tuvo el inconveniente, corregirlo, pagar las deudas y pasado un tiempo, dependiendo de la gravedad de la deuda, puedes volver a optar a un crédito hipotecario.

Para más información visita www.propital.com, o en Twitter, Facebook, Instagram y LinkedIn.

Recomendamos