Por Álvaro Villalón
BDM Payment en CoasinLogicalis

La revolución que provocó la puesta en marcha del modelo de cuatro partes en 2020 cambió el sistema de pagos en Chile.

Automatización de pagos

Además, casi como una tormenta perfecta, la pandemia impulsó aún más el impacto de esta nueva regla donde los emisores de tarjetas y el adquirente dejaron de trabajar en conjunto, rompiendo la hegemonía de Transbank, que por años fue el único actor en la industria.

Nuevos actores y mayor competencia

Precisamente, la entrada de nuevos actores trajo mayor competencia, impulsando la innovación y una mejor oferta para ciudadanos que consumen de forma digital.

Por ello, con un estilo de vida y consumo basado en herramientas tecnológicas, el mercado de pagos vive una revolución con la multiadquirencia.

Según el Informe de Sistemas de Pago para julio 2022 del Banco Central, en Chile, la forma en que las personas pagan sus transacciones cotidianas está cambiando.

El efectivo como medio de pago disminuye paulatinamente, mientras la tenencia de medios de pago electrónicos aumenta porque la pandemia ha incidido en un mayor uso de medios digitales y de transacciones no presenciales.

Billeteras virtuales, códigos QR, contactless, relojes, aplicaciones móviles, entre otras, tienen cada vez más aceptación entre las personas y es probable que, hacia adelante, los avances tecnológicos sigan permitiendo que los medios y sistemas de pago continúen con una acelerada evolución, y la creciente participación de entidades no bancarias como proveedores de medios de pago minoristas.

Competencia, protagonismo y evolución

La democratización de tecnologías y el aumento de usuarios bancarizados están dinamizando al mercado.

Con más competencia, actores como Transbank, Getnet, CompraAquí, BCI Pagos y Klap (ex Multicaja) siguen luchando por atraer empresas y negocios con soluciones más personalizadas y accesibles. Algo que la banca tradicional no logró.

Según el Banco Central, los pagos instantáneos pueden aumentar la inclusión financiera y la eficiencia de los sistemas de bajo valor, mientras que la irrupción de activos digitales emitidos por entidades privadas -o por los bancos centrales- podrían producir transformaciones importantes.

La evolución no solo implica un beneficio para los consumidores, sino también una oportunidad para que los comercios y negocios incrementen sus ventas, atendiendo a las diversas necesidades, mientras diversifica y amplía sus alternativas digitales.

Biometría y autenticación

La continuidad y eficiencia operativa debe ir de la mano con mejores experiencias para los usuarios.

Con un mayor desarrollo de software, la apuesta siguiente es la biometría y reconocimiento facial como medio de identificación.

Para ello, la Comisión para el Mercado Financiero debe aprobar el uso de nuevos mecanismos de autenticación de identidades.

Esto en beneficio no solo de la seguridad, sino de la agilidad y velocidad en los servicios que las personas puedan adquirir.

Sin lugar a dudas, el mercado de las transacciones seguirá evolucionando y trazando cambios.

Nuevos actores aparecerán, permitiendo una diversificación aún más provechosa, potenciando la inclusión de emprendedores y negocios, mientras los consumidores amplían sus opciones de pago con mejores experiencias.

Recomendamos