Dieta bariátrica

La cirugía bariátrica es un procedimiento transformador para personas con obesidad severa, ofreciendo una herramienta efectiva para la pérdida de peso y la mejora de condiciones asociadas, como la diabetes tipo 2 y la hipertensión.

Sin embargo, el éxito a largo plazo depende en gran medida de seguir una dieta adecuada antes y después de la cirugía.

Este artículo detallado aborda las fases dietéticas asociadas al proceso bariátrico, desde la preparación preoperatoria hasta la fase de mantenimiento postoperatoria.

Dieta pre-cirugía bariátrica

En esta etapa. el objetivo es reducir el tamaño del hígado y minimizar el riesgo durante la cirugía.

Se realiza generalmente desde 2 a 3 semanas antes de la cirugía y tiene como características ser baja en calorías, carbohidratos y grasas; rica en proteínas y líquidos.

Se enfoca en proteínas magras, verduras, frutas y la eliminación de azúcares simples y alimentos procesados.

Dieta bariátrica fase 1: Líquida estricta

Los objetivos de la fase 1 son principalmente permitir la cicatrización adecuada y evitar la sobrecarga del estómago.

Por lo general se establece durante la primera semana postoperatoria e incluye líquidos claros y sin azúcar como tés bariátricos, caldos, gelatina y jugos diluidos.

DESTACADO:  Buffalo Waffles se suma al compromiso de utilizar huevos de gallinas libres de jaulas

Se recomienda la ingesta frecuente en pequeñas cantidades.

Dieta bariátrica fase 2: Líquida completa

En esta fase se deben incorporar proteínas y nutrientes esenciales sin comprometer la cicatrización.

Abarca desde la segunda a la cuarta semana postoperatoria e incluye suplementos proteicos líquidos, caldos de carne, yogures líquidos sin azúcar, y eventualmente purés de frutas y verduras.

Dieta bariátrica fase 3: Alimentos blandos

La fase 3 da inicio a la transición gradual a alimentos sólidos, manteniendo la nutrición adecuada.

Se extiende desde el primer al tercer mes postoperatorio, según tolerancia e incluye alimentos ricos en proteínas de fácil digestión como huevos, quesos blandos, carnes molidas o finamente picadas y frutas y verduras cocidas.

Dieta bariátrica fase 4: Introducción de alimentos sólidos

En este punto se busca reintegrar una mayor variedad de alimentos sólidos.

Comienza a partir del tercer mes postoperatorio, dependiendo de la tolerancia individual y se introducen gradualmente alimentos más firmes, siempre priorizando las proteínas y la variedad nutricional.

Se debe continuar evitando alimentos altamente procesados, azúcares simples y grasas saturadas.

Dieta bariátrica fase 5: Mantenimiento

El objetivo de la fase 5 es establecer un patrón alimentario sostenible para mantener la pérdida de peso y promover la salud a largo plazo.

Se trata se una fase permanente ya que implica incorporar un nuevo estilo de vida asociado a la alimentación.

Esta etapa busca desarrollar una dieta equilibrada que incluye proteínas magras, verduras, frutas, cereales integrales y grasas saludables en porciones controladas.

DESTACADO:  Resolviendo uno de los grandes problemas de la industria sanitaria con datos

Es crucial mantener la hidratación y evitar el picoteo calórico y las bebidas azucaradas.

Dieta bariátrica a los 30 días de postoperatorio

Los primeros 30 días son un período crítico donde la adaptación del paciente y el seguimiento de las indicaciones nutricionales son fundamentales para la recuperación y el éxito a largo plazo.

Como ya hemos visto, en el primer mes después de la cirugía, el paciente transitará desde una dieta líquida estricta hasta la introducción de alimentos blandos.

Consideraciones especiales

Los pacientes bariátricos necesitan suplementos vitamínicos y minerales de por vida, especialmente vitamina B12, hierro, calcio y vitamina D, para prevenir deficiencias nutricionales.

Además, requieren de seguimientos regulares con el equipo de salud son esenciales para ajustar la dieta y los suplementos según las necesidades individuales.

Conclusiones

La dieta bariátrica no es solo una serie de restricciones temporales, sino una transformación hacia un estilo de vida más saludable.

La educación nutricional, el apoyo emocional y el compromiso a largo plazo son clave para aprovechar al máximo los beneficios de la cirugía bariátrica y evitar el reganancia de peso.

Aunque el camino puede ser desafiante, los resultados en términos de pérdida de peso y mejora de condiciones de salud asociadas justifican el esfuerzo.

Recomendamos