De acuerdo a la nueva normativa de la Superintendencia de Salud, a partir del 3 de enero de 2022, las las enfermedades relacionadas a la salud mental dejarán definitivamente de ser consideradas como preexistencia por las Instituciones de Salud Previsional (Isapres).Salud Mental

Asimismo, se confirma que a partir del 1 de marzo de 2022, las isapres «no podrán comercializar planes de salud que restrinjan la cobertura para las prestaciones de salud relacionadas con enfermedades mentales, discapacidades psíquicas o salud mental».

La nueva normativa sobre la Ley N° 21.331

La medida, instruida por la Circular N° 396 de la Superintendencia de Salud, indica:

Las isapres no pueden consultar ni exigir a los potenciales afiliados la declaración de enfermedades mentales o discapacidades psíquicas o intelectuales propias o de sus beneficiarios, como tampoco pedir antecedentes clínicos o realizar entrevistas que revelen esos diagnósticos.

La nueva normativa, aprobada y aplicada en el marco de la Ley N° 21.331 («Reconocimiento y Protección de los Derechos de las Personas en la Atención de Salud Mental») busca a través de su implementación dar protección y reconocer los derechos de las personas que actualmente se encuentran en procesos de atención relacionados a enfermedades de salud mental.

Con respecto a las isapres, la nueva normativa dictamina:

No podrán consultar ni exigir a los potenciales afiliados la declaración de enfermedades mentales o discapacidades psíquicas o intelectuales propias o de sus beneficiarios, como tampoco pedir antecedentes clínicos o realizar entrevistas que revelen esos diagnósticos.}

Desde el organismo de salud comentan igualmente que se trata de una medida que busca ir en directo beneficio de la ciudadanía, tal como ya se ha implementado en otras iniciativas dentro de las que destacan

La no discriminación por identidad de género en la afiliación (octubre de 2019), instrucción que vela por la dignidad e igualdad en el trato a las personas; el fin de los planes con cobertura reducida de parto (diciembre de 2019); la nueva tabla de factores (abril de 2020), que no diferencia valores entre hombres y mujeres a la hora de contratar un plan de salud; o la circular que en junio de 2020 dejó de considerar al Síndrome de Down como una enfermedad.

DESTACADO:  Proyecto de bioseguridad en turismo aporta en la reducción de ausentismo laboral

¿Qué es una preexistencia?

El escenario actual consideraba entonces que si una persona no declaraba una enfermedad preexistente al momento de suscribir un contrato, la isapre tenía las facultades de negar la cobertura del tratamiento por un plazo de hasta 18 meses.

En ese contexto, una preexistencia, según lo explica la misma Superintendencia de Salud:

Corresponde a cualquier enfermedad, patología o condición de salud que haya sido conocida por el afiliado y diagnosticada médicamente con anterioridad a la suscripción del contrato o a la incorporación del beneficiario en la isapre.

De acuerdo al Termómetro de Salud Mental en Chile, en abril de 2021 se estimaba que un 23,6% de los chilenos había sido diagnosticado con algún problema de salud mental, mientras que el 45,9% consideraba su estado de ánimo se encontraba alterado.

Recomendamos

Escribe un Comentario