Si está considerando comprar o vender criptomonedas, probablemente tu primera escala sea un «exchange», uno que sea «centralizado» o «descentralizado».

Exchange Centralizado (CEX) vs. Exchange Descentralizado (DEX)

En la práctica los exchange son los mercados digitales donde se lleva a cabo la mayor parte del comercio de criptomonedas, así que es muy probable que ya hayas oído hablar de algunos: Binance, Kraken, Uniswap, etc.

La mayoría de ellos son exhanges centralizados que utilizan un modelo de negocios similar a las instituciones financieras tradicionales como la Bolsa de Valores de Nueva York, pero un número creciente de exchanges ya opera de forma descentralizada, replanteándose radicalmente el cómo pueden funcionar.

Pros y los contras de cada tipo de exchange

Los exchange descentralizados (DEX) han surgido principalmente en los últimos cinco años como un desafío a la forma de operación de los establecidos exchanges centralizados (CEX)

En resumen, los DEX tienen como objetivo ofrecer tarifas de transacción más bajas, permitir que los usuarios almacenen directamente sus propios activos y evitar algunas cargas regulatorias.

Por otro lado, enfrentan el costo de compensar a sus proveedores de liquidez por un tipo especial de riesgo denominado «pérdida temporal» (impermanent loss).

Los CEX por su parte también ofrecen sus propias ventajas, principalmente mayor liquidez y garantías regulatorias más sólidas, lo que puede ser especialmente importante para los clientes institucionales.

Los DEX se basan en las deficiencias de los CEX

Los DEX tienen como objetivo completar transacciones de manera más rápida y económica que sus contrapartes centralizadas y lo hacen eliminando a las entidades intermediarias que se quedan con una parte de las tarifas de transacción en los CEX.

De hecho, el documento técnico de 2018 del DEX más grande del mundo, Uniswap, proclamaba «extracción de renta cero».

Su objetivo es proteger a sus usuarios de los costos adicionales que implica generar ganancias para los intermediarios.

Bancor, la DEX lanzada en 2017, que se describe a sí misma como el primer exchange descentralizado, aboga por su enfoque de la siguiente manera:

Históricamente, la liquidez en los intercambios de activos tradicionales ha sido proporcionada por un pequeño grupo de firmas comerciales profesionales con acceso autorizado y herramientas especializadas. Esto concentra la liquidez en manos de unos pocos actores que pueden retirar sus activos durante períodos de volatilidad y restringir el comercio de un activo cuando los usuarios más lo necesitan.

A fines de 2021, el DEX Uniswap cobraba una tarifa de transacción del 0,05% en el rango de comercio de USD100.00. Los CEX Binance, Coinbase y Kraken cobraban 0,1% y 0,2% respectivamente.

DESTACADO:  Qué es y cómo funciona un apalancamiento financiero, todo lo que necesitas saber

Automated Market Maker

Los DEX utilizan protocolos de «automated market maker» para determinar los precios de los activos sin un organismo centralizado que orqueste las operaciones.

Un enfoque común es el mecanismo de «constant product» que determina los precios ofrecidos en función de la relación de las reservas totales del DEX de cada uno de los activos involucrados.

Esto tiene la ventaja de que tiende a mantener las reservas en relativo equilibrio, ya que si algún activo escaseara, se volvería extremadamente caro.

Sin embargo, los DEX todavía tienden a ofrecer aproximadamente los mismos precios por activos que los CEX.

Esto se debe a que los traders profesionales o los bots de trading pueden beneficiarse rápidamente de cualquier discrepancia en los precios a través del arbitraje .

Si un pool determinado contenía muy poco ETH, tendría que permitir que los comerciantes vendieran ETH en el pool a un precio más alto que el indicado por el resto del mercado.

Los comerciantes podrían beneficiarse fácilmente comprándolo en en el mercado abierto y vendiéndolo en el pool.

Al hacerlo, el volumen en el pool aumentaría, reduciendo su precio de oferta hasta que coincidiera con el resto del mercado

El gran problema de los DEX

En todos los DEX existe un un riesgo para los proveedores de liquidez detrás del pool y este riesgo se llama pérdida «pérdida temporal» (impermanent loss).

Esto quiere decir que los proveedores de liquidez tienen derecho a retirar la parte del valor del pool con la que contribuyeron, pero no la cantidad exacta de tokens que introdujeron.

Lo cierto es que no podrían prometer a todos los proveedores sus tokens exactos, porque la proporción de diferentes tokens del pool cambia a medida que se realizan operaciones.

Pero a medida que la relación se ajusta para reflejar precios de mercado más amplios a los actuales, el pool contendrá progresivamente más de cualquier token que esté perdiendo valor y viceversa.

Esto significa que un proveedor de liquidez tenderá a retirar más del token que perdió valor y menos del que ganó valor, en comparación con sus activos iniciales. Por lo tanto, terminarán perdiendo más que si hubieran conservado sus activos de forma privada.

En la práctica, los DEX generalmente compensan a los proveedores de liquidez a través de las tarifas de transacción, pero eso significa cobrar tarifas más altas de las que de otro modo serían necesarias.

Con custodia vs. sin custodia

Otra parte de la compensación entre DEX y CEX se reduce a si los usuarios prefieren mantener el resguardo de sus activos digitales directamente o confiarlos al exchange.

Los CEX generalmente requieren que los usuarios coloquen activos bajo su custodia antes de negociar.

Pero resguardar tus activos directamente mantiene el ideal de autosuficiencia que impregna al sector criptográfico y de las criptomonedas. Tienes control total y exclusivo sobre ellos.

Pero, por otro lado, sin el debido cuidado, las claves privadas pueden perderse o destruirse, lo que hace que los activos asociados sean irrecuperables.

Esto es lo que le sucedió a James Howells, quien en 2013 arrojó por error a la basura un disco duro que contenía acceso a 7.500 bitcoins, los cuales hoy en día valdrían más de 330 millones de dólares.

Reglamentos, reglas y más reglas

La creciente popularidad de los DEX debe gran parte de su éxito a que permite sortear sin mayores problemas algunos obstáculos normativos.

La empresa que constituye un DEX evita actuar como intermediario financiero o contraparte y no tiene que cumplir con los estándares de conocimiento de su cliente (KYC) o antilavado de dinero (AML) porque opera de manera autónoma.

DESTACADO:  Ministro de Hacienda Mario Marcel "Mi opinión sobre la propuesta constitucional es bastante favorable"

Liquidez

Los DEX pueden tener más dificultades que los CEX cuando se trabaja con inversores más grandes.

Por un lado, dado que aún no pueden competir con los CEX más grandes en tamaño, no pueden ofrecer tanta liquidez.

Cuando se encuentran con liquidez insuficiente, los pedidos grandes pueden enfrentar costos adicionales no planificados llamados «deslizamiento» (slippage).

Además, los inversionistas institucionales enfrentan sus propios obstáculos AML y regulatorios, pudiendo tener dificultades para lidiar con exchanges que no se someten a requisitos similares.

Sergej Kunz, cofundador del agregador de liquidez DEX «1inch Network», señaló el año pasado que los bancos y los fondos de cobertura habían tardado en comprometerse con las finanzas descentralizadas (DeFi) debido a sus propios obstáculos regulatorios.

El auge de los agregadores en realidad significa que los usuarios pueden acceder a la liquidez de DEX y CEX al mismo tiempo.

El protocolo DiversiFi, que es en sí mismo un DEX, agrega liquidez de ambos tipos de intercambios para ayudar a sus usuarios a concluir operaciones más grandes de manera más eficiente.

Esto ayuda a los inversores a evitar los costos que conlleva la liquidez de un intercambio que resulta demasiado pequeño para su orden.

Cuando se trata de decidir qué tipo de intercambio usar, el tema se reduce a dos cosas: si lo que más te interesa es la facilidad de uso y no te sientes cómodo teniendo el control total de su propia billetera, entonces un CEX es probablemente la mejor opción para ti.

Si lo más importante para ti son tarifas más bajas y más control sobre sus propios activos, entonces un DEX es el camino a seguir.

Recomendamos

Escribe un Comentario