Fondo de Utilidad Tributaria (FUT)

El Fondo de Utilidad Tributaria, conocido como FUT, es un concepto esencial en el sistema tributario chileno.

Fue introducido en 1984 con el objetivo de controlar la elusión de impuestos y garantizar una mayor recaudación fiscal.

A lo largo de los años, ha experimentado cambios y ajustes, pero sigue siendo un elemento central en la declaración de impuestos de las empresas en Chile.

En este artículo, exploraremos qué es el Fondo de Utilidad Tributaria, cómo se calcula, su contexto histórico y su aplicación según el tipo de empresa.

¿Qué es el Fondo de Utilidad Tributaria (FUT)?

El Servicio de Impuestos Internos lo define como:

El FUT es un libro de control que debe ser llevado por los contribuyentes que declaren rentas efectivas en primera categoría, demostradas a través de contabilidad completa y balance general, en el cual se encuentra la historia de las utilidades tributables y no tributables, generadas por la empresa y percibidas de sociedades en que tenga participación.

El Fondo de Utilidad Tributaria (FUT) es un mecanismo que busca gravar las utilidades de las empresas de manera eficiente y justa.

En esencia, el FUT establece una relación entre las utilidades generadas por una empresa y los impuestos que debe pagar sobre esas utilidades.

Su función principal es evitar que las empresas retengan utilidades no distribuidas con el propósito de eludir el pago de impuestos.

Cálculo del Fondo de Utilidad Tributaria (FUT)

El cálculo del FUT es relativamente sencillo. Se inicia con el registro de las utilidades generadas por una empresa durante un período fiscal específico.

Estas utilidades se dividen en dos categorías:

Utilidades Retenidas (UR)

Son las utilidades generadas por la empresa que no se distribuyen como dividendos entre los accionistas.

Utilidades Distribuidas (UD)

Son las utilidades que se distribuyen entre los accionistas en forma de dividendos.

La fórmula básica para calcular el FUT es la siguiente:

FUT = UR (Utilidades Retenidas) – UD (Utilidades Distribuidas)

En resumen, el FUT representa las utilidades retenidas por la empresa que aún no se han distribuido como dividendos.

Contexto histórico del FUT

El Fondo de Utilidad Tributaria se introdujo en Chile en 1984 como parte de una reforma tributaria.

El objetivo era desincentivar la acumulación de utilidades no distribuidas, ya que se consideraba que las empresas estaban utilizando esta estrategia para evitar pagar impuestos.

A lo largo de los años, el FUT ha experimentado modificaciones para adaptarse a las necesidades cambiantes de la economía chilena.

Aplicación del FUT según el tipo de empresa

La aplicación del FUT varía según el tipo de empresa. Aquí se presentan algunas consideraciones clave:

1. Empresas Individuales o Empresas Familiares

En el caso de las empresas individuales o familiares, el FUT puede ser utilizado para diferir el pago de impuestos sobre las utilidades retenidas.

Sin embargo, existen límites y restricciones para evitar el abuso de esta estrategia.

2. Empresas de capital abierto

Para las empresas con acciones en bolsa, la dinámica del FUT puede ser diferente. La distribución de utilidades a través de dividendos puede afectar el precio de las acciones y, por lo tanto, la valoración de la empresa en el mercado de valores.

3. Empresas de mayor tamaño

Las empresas más grandes suelen tener equipos de contabilidad y asesoría fiscal que se encargan de optimizar el uso del FUT de acuerdo con las leyes tributarias vigentes.

Conclusiones

El Fondo de Utilidad Tributaria (FUT) es un concepto fundamental en el sistema tributario chileno.

Su objetivo principal es garantizar una recaudación fiscal justa y eficiente al gravar las utilidades de las empresas.

A lo largo de los años, ha evolucionado para adaptarse a las cambiantes condiciones económicas y empresariales.

La aplicación del FUT varía según el tipo de empresa y requiere un conocimiento sólido de las leyes tributarias.

Para maximizar los beneficios fiscales y cumplir con las regulaciones, muchas empresas chilenas trabajan en estrecha colaboración con expertos en contabilidad y tributación.

Recomendamos