La Ley FinTech entrará en vigencia en febrero de este año, lo que representa un gran avance para promover la innovación financiera y una mayor competencia en el sistema económico, así como en el desarrollo de nuevos productos y servicios para los consumidores.

Ley Fintech

Lo anterior permite que las personas ya no dependan exclusivamente de los bancos, cambiando la forma en que hoy interactúan con su dinero.

Adicionalmente, incorpora el concepto de Sistema de Finanzas Abiertas estableciendo reglas sobre el intercambio de datos personales de consumidores de servicios financieros con el resto de participantes del sistema de finanzas abiertas.

¿Qué es una FinTech y porqué llegó a cambiar el modelo actual?

Esta Ley entrega un concepto de lo que es una Fintech, definiéndose como:

Aquellas actividades que impliquen el uso y aplicación de la innovación y los desarrollos tecnológicos para el diseño, oferta y prestación de productos y servicios financieros.

De este modo, la nueva normativa busca regular las actividades de plataformas de financiamiento colectivo,  sistemas alternativos de transacción, asesoría crediticia y de inversión, custodia de instrumentos financieros y enrutamiento de órdenes e intermediación de instrumentos financieros, siendo la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) fiscalizar con el fin de que las actividades reguladas mediante esta Ley puedan realizar sus negocios bajo la supervisión de la CMF.

DESTACADO:  Indicadores económicos ¿Qué son, cuáles son los principales y cómo entenderlos?

Con esto, se disminuyen las posibilidades de que ocurran actos fraudulentos que  aprovechan vacíos legales y perjudiquen al mercado.

Ahora los inversionistas tendrán  conocimiento de que hay entidades y un marco regulatorio sobre el sector, con el fin de proteger y monitorear la información.

También se crea un Sistema de Finanzas Abiertas (Open Banking) que posibilitará a los proveedores de servicios financieros a intercambiar información financiera de clientes, que hayan consentido expresamente.

Desde ahora los datos e información son del consumidor y no de la institución financiera, por ende, el usuario puede hacer libre uso para beneficio propio. Logrando mayor customización de los servicios, mejor seguridad, transparencia con el uso de los datos, y acceso a nuevas formas de financiamiento contando con información en tiempo real para evaluar y mejorar las finanzas personales.

Esto generará mayor competencia en el mercado de pagos y reducirá el uso de efectivo, como lo es el caso de la plataforma de pagos Paygol, FinTech chilena dedicada a desarrollar y entregar soluciones digitales de pago integrales para los pequeños y grandes comercios tanto en el país como en LATAM, creando experiencias de pago para sus clientes, a través de un servicio de calidad.

Por otra parte, se regula a los proveedores de servicios de iniciación de pagos, quienes podrán prestar servicios para efectuar transferencias electrónicas desde la cuenta de los clientes a cuentas de terceros, operando como medio de pago sin necesidad de hacer uso de tarjetas.

Recomendamos