La «Industria 4.0» se apoya fuertemente en tecnologías como Internet de las cosas (IoT), big data, sistemas ciberfísicos (CPS) y computación en la Nube.

Drones en la Industria 4.0 - DeboSaber.cl

Esta cuarta revolución industrial está explotando nuevos sistemas inteligentes y conectados para mejorar tanto la flexibilidad como la eficiencia de las industrias y aporta una inteligencia mejorada que se deriva de la interconexión de dispositivos, maquinarias y sistemas más grandes, tanto dentro como entre usuarios y sitios de la industria.

Estas tecnologías ya provocaron la aparición del concepto «Energía 4.0», en un escenario global de preocupación por el cambio climático y demanda de reducción de emisiones, en el que existe una presión cada vez mayor para abordar tanto el volumen como el tipo de consumo de energía en todas las áreas, y para utilizar soluciones nuevas e innovadoras.

De esta manera, el sector de energía y servicios públicos se encuentra fuertemente marcado por tres tendencias crecientes:

  1. Electrificación
  2. Descarbonización
  3. Descentralización

Superpuesto a estas tendencias se encuentra el avance de las tecnologías digitales, que actúan a la vez como catalizadoras, disruptoras y habilitadoras.

Cristian Rojas, Chief Technology Officer en BGH Tech Partner explica:

Por ejemplo, la revolución digital que está ocurriendo en la industria eléctrica resultó en muchas tecnologías nuevas y un aumento exponencial en el almacenamiento y procesamiento de datos. Esta revolución facilita la interoperabilidad relacionada de múltiples tipos de activos, como la generación renovable, el almacenamiento de energía y las cargas flexibles.

A su vez, el sector está adoptando innovaciones emergentes como IoT, la ciencia de datos, el aprendizaje automático y cloud computing para construir redes inteligentes, administrar energía renovable y generación distribuida.

Por su parte, el uso de big data e inteligencia artificial en la gestión energética permite optimizar estos sistemas complejos y reduce el uso redundante de electricidad.

En cuanto a las industrias de servicios públicos, ya se utilizan drones y sensores inteligentes para inspeccionar instalaciones y líneas: los medidores de red inteligente brindan datos actualizados al minuto sobre la demanda de petróleo, gas, agua y electricidad.

Los dispositivos IoT también pueden monitorear cambios en la temperatura, la humedad y las vibraciones, lo que permite prevenir fallas en los equipos y aumentar la seguridad del personal.

Múltiples medidores en grandes instalaciones proporcionan los datos que dan forma a la toma de decisiones en tiempo real para que los servicios públicos se vuelvan más estables y sostenibles.

Las nuevas tecnologías permitieron que las empresas de electricidad aborden la inestabilidad de la red y los problemas de desequilibrio causados ​​en parte por el despliegue de la generación de energía renovable intermitente, por caso. El monitoreo de datos en tiempo real hizo posible que las acciones correctivas y los procesos preventivos se generalicen mucho más rápido. Además el uso de datos y monitoreo en sitios industriales también facilitó la identificación de ineficiencias en los procesos y equipos defectuosos.

En este contexto, las empresas de servicios públicos y los proveedores de energía se están desplazando hacia la Industria 4.0, con un objetivo final: una gestión energética más eficiente.

Siguiendo este camino, los productores de energía tendrán muchos más datos para analizar gracias a IoT, lo que les ayudará a satisfacer las demandas de energía con menos tensión en la red.

Y la tecnología inteligente también refinará los procesos operativos basados ​​en datos de sensores que monitorean las necesidades de electricidad.

Otro componente de esta transformación es la inclusión de energía limpia y renovable, que puede proporcionar electricidad adicional a las empresas cuando la demanda supere la oferta de recursos tradicionales.

La Industria 4.0 está trayendo cambios cualitativos en la gestión de la energía y los servicios públicos que apuntan a soluciones más confiables y sostenibles. Se espera que la información disponible para la  gestión de la energía abra la puerta a costos más reducidos para los servicios públicos y efectos más ecológicos en el medio ambiente. Y también que genere oportunidades para que las compañías establezcan nuevos modelos comerciales. Desde la compañía apoyamos y colaboramos para incorporar estas soluciones y tecnologías en el sector.

Recomendamos