Por Cristián Cruzat
Business Development Manager Cloud de CoasinLogicalis

Mejorar las estrategias corporativas ha sido el tópico de los últimos dos años. Con la evidente adopción de tecnología en todos los negocios, los riesgos de pérdida de datos se han convertido en un dolor de cabeza para las empresas que hoy deben cumplir los marcos regulatorios con seguridad y fiabilidad tanto empresariales como personales.

Migrar a la nube

Es aquí donde la herramienta cloud logra marcar la diferencia. Migrar a la nube no es sencillo, requiere de evaluación e inversión.

Sin embargo, una migración exitosa y optimizada permitirá alcanzar rendimiento y eficiencia en un corto plazo, brindando flexibilidad a los negocios que buscan mejorar sus objetivos con el respaldo tecnológico adecuado.

Según datos de Gartner, los servicios de la nube, a nivel global, generarán ingresos cercanos a los 500 mil millones de dólares para finales de 2022.

Por otro lado, Forbes indica que el aumento de las alternativas híbridas y remotas en los entornos laborales será parte de la innovación en la infraestructura de servicios cloud.

Estamos frente a un mundo abierto, donde los datos van y vienen. Es por ello que la privacidad se transformó en prioridad. Lo cierto es que sin una estrategia, los negocios pueden morir en el intento.

Cuando una empresa decide migrar sin un plan holístico (integral), no aprovecha el valor total y, peor aún, no obtiene el beneficio esperado, pudiendo alterar incluso sus operaciones de negocio. Aquí comienza el reto.

Implementación integral

Invertir en cloud ofrece una serie de beneficios, desde la seguridad hasta la escalabilidad. Para lograrlo, los negocios deben realizar un análisis hacia atrás y evaluar si las soluciones se ajustan a sus objetivos y estrategias comerciales. Reevaluar y optimizar es clave para determinar si están sacando el máximo provecho de esta tecnología.

Lo primero, será tener un objetivo en mente, los servicios de Cloud Computing ofrecen grandes ventajas. Las empresas pueden evitar invertir en los costos iniciales y la complejidad de poseer y mantener su propia infraestructura de TI. En su lugar, pueden pagar por lo que usan.

Y si hablamos de imprescindibles, los negocios deben fijar su mirada en los siguientes objetivos antes de tomar una decisión:

  • Documentar los procesos de TI existentes e identificar cualquier cambio en sus operaciones, tanto de entrega, seguridad y cumplimiento.

  • Realizar un análisis de riesgo y reconocer las posibles dificultades.

  • Comprender el plan de transición para minimizar el impacto en la continuidad del negocio.

  • Considerar cómo el proyecto puede tener un impacto positivo y aportar valor a la organización.

  • Evaluar la experiencia, el ancho de banda y la capacidad del equipo para lograr los objetivos.

Al mismo tiempo, contar con un partner especializado brindará a las empresas grandes beneficios y garantías de éxito a largo plazo.

Agilidad, escalabilidad y disponibilidad son los estándares de seguridad que se requieren para asegurar el éxito continuo.

Esta transformación, sin duda puede ser un gran paso. Esto permitirá que, en el futuro, puedan convertirse rápidamente en modelos de TI dominantes, con eficiencia y flexibilidad para satisfacer las demandantes y cambiantes necesidades del negocio.

Lo más importante será la fiabilidad, el gobierno de datos y la seguridad, tres características claves para el mañana.

Recomendamos