Por Claudio Soto
Consulting Business Industries Región Andina en Logicalis

La presencia de personas en la faena minera disminuyó considerablemente en los últimos años. Impulsadas por la pandemia, hoy las compañías quieren reducir la accidentabilidad de la labor humana en zonas de riesgo, evitando su exposición y priorizando la capacitación digital de sus habilidades y competencias.

Minería en Chile

Lo anterior es provocado por procesos más automatizados y remotizados dada la alta adopción de tecnologías que vive la industria.

Y, más precisamente, la estructuración de ecosistemas autónomos para cuidar la salud de los trabajadores, mejorar la eficiencia, reducir costos y aumentar la productividad.

Energización y sensorización

Es por eso que la minería vive momentos de cambios. Con una hoja de ruta basada en la sustentabilidad, hoy apuesta por nuevas fuentes de energización y sensorización, esto último, fundamental para un uso más masivo de la autonomía.

Según GlobalData, el número de camiones de transporte autónomo en funcionamiento en todo el mundo alcanzó los 1.068 en mayo de 2022, lo que representa un aumento anual del 39%. La proyección es que el total supere los 1.800 a finales de 2025.

Este avance de la autonomía en el sector se evidenció en la Exponor 2022, donde BHP, una de las compañías mineras más grandes del mundo, dio a conocer su flota de 85 vehículos autónomos, la mayor en Latinoamérica, además de 11 perforadoras.

4 pilares para una minería chilena autónoma

Analizando en profundidad la materia, para la materialización de una minería chilena más autónoma al 2025 es importante tener presente cuatro pilares clave.

1. Sustentabilidad

Hoy en día los procesos no son limpios, pero hay una mayor preocupación por reducir la huella de carbono.

En ese sentido, la autonomía es mucho más eficiente, por ejemplo, en gasto de neumáticos, uso de combustible y vida útil de los activos, reduciendo los desechos.

Además, se puede establecer una mejor configuración de circuitos y periodicidad de movimiento de los camiones.

2. Internet de las Cosas

Sin sensorización, no hay autonomía. Esta permite contar con los parámetros para determinar a dónde, cuándo y por qué ir.

La información es clave. Hoy existen muchas compañías que se encargan de proveer tecnología IoT para medir vibraciones, temperatura, polución, trazabilidad, entre otras cosas, permitiendo la base de los ecosistemas autónomos.

3. Comunicaciones

Las redes LTE y la promesa aún pendiente del 5G, siguen construyendo la arquitectura de redes y comunicación al interior de las mineras.

El objetivo sigue siendo contar con redes estables, disponibles, integradas y seguras que permitan habilitar una infraestructura digital y plataformas de comunicación con baja latencia y un amplio ancho de banda, adecuada para disponer de un flujo de información que soporten la autonomía.

4. Ciberseguridad

Es la clave maestra para que todos los procesos digitales no corran riesgo. Sin duda, la ciberseguridad es fundamental para asegurar que las redes digitales y procesos mineros puedan identificar, detectar, alertar y responder rápidamente ante un ataque.

Es por ello que se sigue avanzando hacia una cultura que permita una operación minera segura.

En la actualidad, la tecnología y la transformación digital son, sin duda, una fuente de constante evolución para este y todos los sectores productivos.

Gracias a la implementación de nuevas soluciones hoy tenemos industrias más eficientes.

Recomendamos