Fake News

Con esto se cierra el debate sobre la viabilidad de este comité creado por el Ejecutivo mediante el ministerio de Ciencia, que tiene como fin asesorar a La Moneda respecto al fenómeno de la desinformación.

La ministra de la Secretaría General de Gobierno, Camila Vallejo, valoró el rechazo que dictó el Tribunal Constitucional hacia el requerimiento que presentó un grupo de senadores de oposición contra el decreto que crea la Comisión Asesora contra la Desinformación.

La Comisión Asesora es una facultad y una atribución que tiene el poder Ejecutivo y así lo han demostrado 33 años de historia respecto a la creación de otras comisiones asesoras: la comisión Engel, la comisión Rettig, la comisión Marcel, la comisión para el estudio del anteproyecto del Código Penal y tantas otras comisiones asesoras que han nutrido el debate público, incluso han sido la base para la construcción de importantes políticas públicas en la historia republicana.

El requerimiento fue ingresado por los partidos de oposición Chile Vamos, Demócratas y los ultraderechistas del Partido Republicano quienes señalaban que esta comisión atentaba contra la libertad de expresión, de opinión y la libertad de informar.

Desde el Ejecutivo se había señalado previamente:

La misión de dicha comisión será asesorar al ministro o ministra de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación y al ministro o ministra secretario(a) general de Gobierno, en los aspectos que permitan analizar el fenómeno global de la desinformación y su manifestación a nivel local en Chile.

La Ministra Vallejo finalmente señaló:

Queremos aprovechar el momento como Gobierno para hacer un llamado a los distintos sectores a tener un debate con altura de miras. El fenómeno de la desinformación es un fenómeno global que está amenazando a las democracias y si queremos fortalecer nuestra institucionalidad democrática, si queremos fortalecer y seguir protegiendo derechos tan importantes como la libertad de expresión, la libertad de prensa, el derecho a la información, tenemos que abrirnos a un debate honesto, sincero y responsable.

Recomendamos