Niños regreso a clases

Las  vacaciones están llegando a su fin y las  exigencias escolares volverán a ser parte de la rutina diaria de los niños y niñas.

En primer lugar, es importante dejar espacio para que los niños y niñas expresen sus emociones, dudas y percepciones respecto a la vuelta a su establecimiento.

Escuche y valide sus sentimientos, sin prejuzgar ni minimizar lo que vivencian, para que se sientan acompañados y contenidos en este proceso.

Por otro lado, hay que destacar los aspectos positivos del regreso a clases. Después de dos años difíciles, de mucha incertidumbre, angustia y cambios producto de la pandemia, hablar del reencuentro con los compañeros y profesores, de la posibilidad de aprender cosas nuevas y de enfrentarse a interesantes desafíos.

Asimismo, es aconsejable comenzar a establecer algunas rutinas de manera paulatina  antes del ingreso a clases, tales como horarios de dormir, uso de las pantallas, manejo del tiempo libre, etc.

¿Cómo apoyar el aprendizaje de los niños y niñas desde la casa?

Es común que muchas veces nuestro foco esté puesto en las notas. Si bien son importantes, es necesario que los niños y niñas comprendan que el aprendizaje va mucho más allá de la calificación obtenida.

Desde los primeros años de escolaridad es bueno transmitir a los niños y niñas el gusto por aprender y por desafiarse y que el error es parte del proceso de aprendizaje.

DESTACADO:  Cómo la educación sexual en la infancia puede afectar la vida sexual en la adultez

En ese sentido, más que centrarse en el resultado, es fundamental tomar en cuenta el esfuerzo para enfrentar los desafíos y dificultades.

Una vez de vuelta a la rutina, se recomienda fomentar las actividades extra programáticas, ya que estas tienen el beneficio de aportar al bienestar físico, psicológico y social de los niños y niñas.

En este tipo de actividades, pueden desarrollar diversas habilidades que van desde las destrezas físicas,  colaboración entre pares, desarrollo de habilidades cognitivas, entre otras.

Algunas ideas para que  padres, madres y/o cuidadores contribuyan en el proceso de aprendizaje de sus hijos e hijas:

  1. Promover el gusto por la lectura leyendo juntos, contando historias, visitando librerías y bibliotecas o exponiendo distintos tipos de lecturas, siempre desde el afecto y nunca desde la obligación.
  2. Organizar un espacio para hacer las tareas, con buena iluminación y sin distracciones (dentro de las posibilidades de cada hogar).
  3. Crear un horario de tareas y estudio para formar hábitos y rutinas.
  4. Poner el foco en el esfuerzo, más que en el resultado, a la hora de enfrentarse a retos y desafíos académicos, transmitiendo que equivocarse es parte del aprendizaje.

Recomendamos