Propuesta constitucional extrema derecha

La ciudadanía chilena ha expresado este domingo 17 de diciembre una decidida desaprobación al texto de nueva Constitución presentado al país por el Consejo Constitucional electo en mayo pasado.

El rechazo a la propuesta, que alcanzó un 55,8% de los votos «en contra», se produce a pesar de haber contado con el apoyo transversal de la derecha política, el empresariado y los grandes medios de comunicación chilenos, liderados por el Partido Republicano del ultraderechista José Antonio Kast, quienes en todo momento buscaron forzar la visión de la redacción del nuevo texto constitucional.

La Unión Democrática Independiente (UDI), a través de su presidente Javier Macaya -quien sólo horas antes aseguraba un triunfo de la opción «a favor»- ha reconocido el resultado sin autocríticas a su sector, señalando que es un reflejo del agotamiento de la idea de cambio constitucional en el país.

La vocera del comando «en contra», Carolina Leitao, por su parte, ha interpretado este resultado como un llamado al diálogo entre los partidos políticos, enfatizando la necesidad de enfocarse en temas de prioridad para la ciudadanía como la seguridad, la salud y el crecimiento económico.

Por otro lado, la presidenta del Partido Socialista, Paulina Vodanovic, ha destacado que la visión de país propuesta por Kast y sus aliados no fue capaz de reflejar las reales aspiraciones de las familias chilenas.

Esta decisión del electorado reafirmaría la postura general manifestada en el anterior plebiscito de no querer cambios constitucionales radicales que alberguen incertidumbres legales ni ideas refundacionales del país.

El resultado del actual plebiscito implica mantener vigente la Constitución de 1980, establecida originalmente durante la dictadura de Augusto Pinochet, aunque modificada sustancialmente luego en democracia durante la presidencia de Ricardo Lagos, a pesar de que anteriormente más del 80% de los votantes había manifestado su apoyo a la idea de reemplazarla.

La derrota de la propuesta de la derecha política chilena subraya igualmente el rechazo a una mayor profundización del modelo económico y al deseo de un enfoque en destrabar las discusiones políticas en beneficio de todos los chilenos.

Recomendamos