La tecnología que supone la eSIM, la nueva SIM virtual, viene operando en Chile desde hace tiempo.

Qué es la eSIM

Con la sustitución paulatina, los dispositivos dejarán de necesitar las ranuras para introducir el chip, mejorando su hermeticidad y su diseño estilizado.

Así lo demostró Apple en 2022 apostando y revolucionando el mercado con el lanzamiento del nuevo iPhone 14 Pro, el primer smartphone sin ranura para el chip.

Este movimiento marcó un punto de inflexión y el camino por donde irán los fabricantes de dispositivos móviles a futuro.

La eSIM, integrada en el interior del dispositivo, cuenta con un número de ventas lento hasta la fecha.

Sin embargo, las empresas de telecomunicaciones prometen que su utilización será masiva en cuanto los usuarios tengan un mayor conocimiento y haya una base de dispositivos disponible con precios de mercado.

Es importante señalar que el número de dispositivos con eSIM se ha multiplicado exponencialmente en el último año, lo que lleva a pensar que los abonados podrán adquirirlos por menos de USD 300.

Rodrigo Mena, country manager de SUMA móvil Chile explica:

Los operadores chilenos están reaccionando lentamente ante esta nueva tecnología, pero ya está establecido como producto formal. Aún vemos algunas trabas para poder obtener la eSIM, ya que requiere presencialidad para la habilitación o tienen ciertas restricciones dependientes del sistema operativo o del tipo de equipo del abonado.

Esta nueva tecnología va a cambiar las reglas del juego, sobre todo en la manera en cómo se relacionan los operadores y sus abonados en lo que se refiere a portabilidad.

Las empresas saben que con una eSIM, el cliente puede cambiar de compañía en 5 minutos. Es decir, tendrá la facilidad de abandonar un operador, ir al sitio web de otro y contratar un nuevo servicio. En ese sentido, para evitar una deserción de clientes, deben seguir fortaleciendo su portafolio de servicios y sus programas de fidelización.

En ese sentido, el ejecutivo recalca.

Con la eSIM podemos contratar un nuevo plan desde cualquier lugar y sin recurrir a un punto físico; permite disponer de dos o más líneas en el mismo dispositivo y activar una u otra, en función de las tarifas contratadas; en cada caso es una importante evolución de la SIM física.

Un mercado cada vez más valorizado

Según Juniper Research, el valor del mercado global de eSIM aumentará de $4.7 mil millones en 2023 a $16.3 mil millones en 2027, con un aumento impresionante del 249%.

DESTACADO:  3 consejos para realizar una campaña de videomarketing exitosa

Además, la cantidad total de teléfonos inteligentes que aprovecharán la conectividad eSIM aumentará de 986 millones en 2023 a 3500 millones en 2027.

Con una mejora sustantiva en la experiencia digital de los abonados en la contratación, descarga de nuevo perfil, validación, autenticación y puesta en marcha del servicio, el usuario podrá cómodamente, desde cualquier lugar y en cualquier momento, contratar un nuevo plan con otro operador.

Es entonces donde la portabilidad puede tener un segundo aire, exigiendo a los operadores infraestructuras digitales y servicios estables, diversos, escalables y con alta disponibilidad.

Las portabilidades serán más sencillas, ya que bastará con descargar el perfil del operador mediante código QR, sin necesidad de esperar a recibir la SIM física.

La fuerza de la eSIM tomará tiempo, sobre todo considerando que una de las principales restricciones es que funciona y alcanza su potencia en celulares de alta gama.

Pese a ello, se espera que la nueva tecnología sea un estándar en unos años más, mejorando la experiencia y consolidando la independencia de los usuarios.

Recomendamos