Evelyn Matthei y Sebastián Piñera

La portavoz de La Moneda, Camila Vallejo, ha expresado su enérgico rechazo a las recientes declaraciones de Evelyn Matthei, actual alcaldesa de Providencia y ferviente defensora de la dictadura de Pinochet.

 

Matthei, quien también se perfila como posible candidata presidencial de la UDI, especialmente después de su respaldo a la propuesta constitucional de la extrema derecha, realizó fuertes descalificaciones en relación con el gobierno del Presidente Gabriel Boric.

En una entrevista con Tele13 Radio, Matthei realizó las siguientes declaraciones criticando la gestión del Presidente Gabriel Boric y sus ministros:

El gobierno es como una tropa de jovencitos arrogantes de familias acomodadas que nunca han carecido de nada. El presidente hace alarde de leer y recuerdo todavía la foto que se sacó sentado en el suelo en una librería en España. Sin embargo, uno siente que no sabe nada.

En respuesta, Camila Vallejo enfatizó que dichos comentarios no contribuyen a un diálogo político constructivo y recordó a Matthei su propia experiencia como joven política desafiando liderazgos establecidos en el episodio conocido como el «Kiotazo».

Las palabras de la alcaldesa son el tipo de declaraciones que no aportan nada ni son justas con su propia biografía. Parece que olvida cuando a sus 39 años la tildaban de ‘cabra chica’ por disputar liderazgos masculinos.

La historia del Kiotazo

La historia del «Kiotazo» se remonta al 23 de agosto de 1992, cuando en un programa de Megavisión, propiedad del empresario Ricardo Claro en ese momento, se reveló una conversación telefónica clandestina entre el entonces senador Sebastián Piñera y el ejecutivo Pedro Pablo Díaz.

Esta grabación, autorizada por Augusto Pinochet, se centraba en influir en un debate presidencial para perjudicar a Matthei

En esa oportunidad Claro, subiendo una pequeña radio marca Kioto a la mesa, señaló:

Yo les pido, digamos, excusas al público auditor, porque la grabación no es la mejor, este aparato es muy malo, pero además porque hay una serie de palabras que no son de salón, digamos, pero creo que es interesante conocer esto.

Tanto Piñera como Matthei eran miembros de lo que se denominaba la «patrulla juvenil» de la derecha, quienes como militantes de Renovación Nacional (RN), aspiraban a ser candidatos presidenciales de la Unión por el Progreso.

En la grabación, Sebastián Piñera planificaba cómo encerrar en un debate de televisión a Matthei:

Le puede decir, por ejemplo, mire: todo el país conocía, una de las características cuando su papá era Comandante en Jefe (durante la dictadura de Pinochet) era el hecho de que decía una cosa, después se contradecía, al final nadie sabía nunca qué diablos pensaba, porque decía diez cosas distintas en diez minutos. ¿Ah? Da la impresión que eso también se extiende a usted.

Para luego continuar señalando:

Pero la gracia es que trate elegantemente de dejarla como una cabrita chica, cierto, despistada, que está dando palos de ciego, sin ninguna solidez, me entendís tú ¿o no? 

Recomendamos