Viaje seguro en vacaciones

En verano, las carreteras se llenan de autos por vacaciones y desplazamientos masivos.

Según la Fundación Española para la Seguridad Vial, en el mundo, los accidentes de tránsito aumentan en verano uno punto seis veces respecto a otras estaciones del año.

¿Cómo mejorar nuestra conducción a la hora de subirnos al auto?

Desde Reale Seguros comentan

Minimizar los peligros depende en gran medida de nosotros. La prevención y la prudencia al volante, antes y durante los traslados, son claves para que nuestros viajes sean seguros tanto para nosotros como para el entorno.

En Chile, solo en el último fin de semana de febrero de 2023, en el retorno de más de 200 mil vehículos a la Región Metropolitana se registraron doce personas fallecidas, de acuerdo a la estadística de Carabineros.

El aumento del tráfico en carreteras, las condiciones climáticas, la fatiga y las conductas imprudentes son algunos de los factores que hacen de la conducción estival un ejercicio mucho más riesgoso que en otra época del año.

1. Antes de iniciar el viaje, que todo esté en regla

No hay que dejar ningún detalle del automóvil al azar. Primero, revisar si todos los documentos están en orden: permiso de circulación, SOAP, Licencia de conducir y Seguro voluntario de daños y responsabilidad civil al día. Esto, aunque parezca lógico, le permitirá circular de forma autorizada, pero también reducir la tensión en caso de incumplimiento.

2. Revisar los elementos de seguridad obligatorio

Es recomendable hacer una revisión previa. Todo dependerá de las características de la ruta y la distancia que recorreremos. Un viaje al litoral central desde Santiago tomará en promedio menos de 200 kilómetros, pero a Chiloé, por ejemplo, más de mil kilómetros.

Por esto debemos revisar siempre tener en buen estado la Gata, los triángulos, el chaleco reflectante, el extintor, un botiquín y guantes en buen estado para poder utilizarlos en caso de necesidad.

3. Neumáticos

Si están gastados y cumplieron el kilometraje definido por el fabricante, es momento de cambiarlos. Si no es así, no viene mal una inspección visual en busca de eventuales imperfecciones o elementos externos que puedan derivar en un pinchazo.

La presión de inflado – recomendada por el fabricante la puedes encontrar en el manual del auto- es otro parámetro crítico, no solo por temas de seguridad, sino también por rendimiento”

4. Niveles de líquidos

Idealmente cambiar aceite si está cerca de los 10 mil kilómetros desde el último realizado. Líquido de frenos, refrigerante y el de limpiaparabrisas deben estar en los niveles óptimos

5. Al interior del automóvil

Es necesario que al interior del automóvil vayamos livianos y frescos, con los cinturones de seguridad en buen estado y sin elementos distractores o que bloqueen la visibilidad.

Un estudio de Conaset demostró que acelerar de más solo servirá para gastar más combustible, desgastar el auto y aumentar la probabilidad de accidentes.

La ganancia de tiempo es casi irrelevante: si conduce a 100 kilómetros por hora y sube a 120 kilómetros por hora, apenas ganará 23 segundos cada diez kilómetros. Es decir, en un viaje de 200 kilómetros, menos de cinco minutos.

Recomendamos