Se fue el verano y la temporada de otoño se abre paso con sus increíbles cielos, árboles, hojas rojas, amarillas y naranjas y unos colores increíblemente pintorescos para aquellos que disfrutan capturar las distintas estaciones del año.

Fotografia otoñal (c) Yerko Vuscovich
Fotografía gentileza de Yerko Vuscovich (c)

Durante esta época, podemos ver cómo el color de la naturaleza, amaneceres y atardeceres se va transformando a tonos más cálidos.

El paisaje es un lienzo perfecto para los retratos de temporada, atrayendo a fotógrafos a capturar las bondades de la estación.

Y es que hablar de fotografía otoñal es consonante con la búsqueda de escenas que evocan emociones nostálgicas.

Es por esto que Canon te comparte cuatro consejos fotográficos que te facilitaran fotografiar los mejores momentos de este ciclo estacional.

1. La luz es tu aliada

Sabemos que el día dura 24 horas, pero la luz siempre resaltará mejor tus fotografías, y el atardecer es un increíble momento para que el entorno reciba la calidez del sol.

Durante esta época, la noche llega más temprano, por ende, debes planificar con antelación la hora en que realizarás tus tomas y cuál es tu objetivo.

También te sugerimos buscar las horas doradas, esto ocurre hasta 3 horas después del amanecer y desde 3 horas antes del anochecer, debido que el ángulo de incidencia del sol hace que la luz pase por mayor cantidad de atmósfera, que contribuye a la aparición de tonalidades cálidas, mejorando el clima fotográfico que captamos en la toma.

Si es un paisaje, ocupa un lente con una distancia focal efectiva entre 12 y 30 mm, con un óptimo en 16 mm.

Si usas trípode, prueba valores de ISO bajos (no más de ISO 400) y valores de apertura (f), entre 11 y 22. Con un tipo de medición Evaluativa.

Y si es retrato, ocupa un lente entre 35 y 70 mm, para no deformar demasiado la imagen.

Con un óptimo en 45 o 50 mm, que es más o menos el ángulo en el que ven las personas. ISO 400 u 800 y valores de apertura (f), hasta f/8. Con un tipo de medición Ponderada.

2. Aísla a tu sujeto

Si estás buscando capturar una imagen de algo o alguien en específico, lo ideal es que sea como retrato para que así tu sujeto resalte en el resultado final, pero al mismo tiempo se vea un entorno difuminado por detrás.

Para ello, debes elegir un punto focal, como un árbol, un arbusto, un asiento en medio de las hojas secas, entre otros, así aumentarás el interés visual de tus imágenes.

Te recomendamos usar el modo prioridad de apertura para aislar a tu sujeto del fondo.

3. Encuadra tu objetivo

Puedes fotografiar cuantos elementos desees. Por ejemplo, la distancia focal larga te permitirá acercarte a detalles específicos en el paisaje, como una hoja o una persona aislada en algún lugar.

Por otro lado, si usas un objetivo multifocal versátil como el zoom estándar (EF-S 18-200 mmf / 3,5-5,6 IS) podrás jugar con el recorte y la perspectiva.

Otro estupendo truco de composición es utilizar marcos atractivos para tus fotografías ya que ayuda a dirigir la mirada del espectador.

Para esto, utiliza árboles, hojas, ramas u otros elementos que enmarquen tu elemento principal.

Procura una velocidad igual o superior a (1/5 * Long focal), es decir si ocupas un lente de 30 mm de distancia focal, entonces procura que tu tiempo sea más rápido o igual que (1/5 * 30) seg., es decir 1/150 seg., para que aunque haya viento, el marco de tu foto, si es natural (como un árbol), no se vea movido.

4. Crea un contraste

Tus fotografías no tienen por qué ser monótonas. Puedes crear espacios y jugar con el entorno.

En este sentido, puedes ubicar a tu sujeto (una persona) sobre una cama de hojas secas en el suelo, esto hará que el color amarillo, naranjo y café le dé un estilo increíble a tu toma mientras que el sujeto posa de diferentes formas.

También puedes dejar caer hojas sobre el pavimento mojado, así la hoja con su color resaltará sobre el fondo gris que provoca el efecto del agua.

Las tonalidades cálidas de otoño pueden verse muy potentes, por lo que aumentar la saturación del color puede brindar mayor luminosidad y colores vivos que cautivarán a cualquiera.

En este caso, la sugerencia que te entregamos se dirige a la post producción o revelado de tu trabajo.

Pues te insta a que te atrevas a saturar los colores en esa fotografía que tanto empeño pusiste en obtener.

Situación que universalmente se resuelve con cualquier software de edición en las siguientes opciones de menú:

:// IMAGEN > AJUSTES > TONO / SATURACIÓN > SATURACIÓN

Sin lugar a dudas, el otoño es una temporada ideal para fotografiar colores intensos y desafiantes. Toma tu cámara, disfruta de tu entorno y captura recuerdos únicos.

Recomendamos