Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) han crecido exponencialmente en los últimos 150 años, causando graves consecuencias atmosféricas y un preocupante calentamiento global.

Emisiones Cero Netas

Según la ONU, el mayor desafío es el cambio climático, que viene afectando al mundo con sequías, incendios forestales, o intensas lluvias que causan estragos.

Según Hernán Neirotti, Regional Manager Pre-Sales an Bussiness Development de Schneider Electric, dada la creciente frecuencia y severidad de las emisiones de gases de efecto invernadero, la descarbonización se sitúa como la clave para enfrentar este crítico escenario y el camino más rápido hacia las emisiones Net Zero o Cero Neto.

Parte de la solución pasa por sustituir los combustibles fósiles por energías limpias (eólica, solar, entre otros), pero aún queda mucho por hacer. Tenemos que atender el lado de la demanda para electrificar los procesos y reducir el consumo energético mediante el uso de tecnologías digitales, que nos permitirán comprender y analizar datos para eliminar la energía que existe y que se desperdicia hoy en día.

El especialista de Schneider Electric explicó que la principal causa del crecimiento de las emisiones de carbono en los últimos años es la historia detrás de las diferentes revoluciones industriales, ya que cada una fue impulsada por una mayor demanda de energía para que las industrias puedan desarrollar sus actividades.

La primera revolución industrial fue con la máquina de vapor, mientras que la Industria 2.0 se caracterizó por la fabricación en masa y las centrales eléctricas de carbón, lo que condujo a un aumento de las emisiones CO2 en la atmósfera. Cien años después, con el crecimiento y la expansión de la producción automotriz, llegó la Industria 3.0, lo que ocasionó una mayor demanda de energía, hasta hoy, con la Industria 4.0 y la revolución digital. Durante este tiempo, se ha aprendido mucho sobre cómo utilizar la tecnología y de escalarla para contar con un gran equipamiento electrónico en menores espacios.

La cuarta revolución industrial, impulsada por la digitalización y la electricidad limpia, convierte a la energía en la mayor oportunidad para reducir las emisiones de carbono.

DESTACADO:  5 claves para ahorrar energía en casa y bajar las tarifas eléctricas tras la llegada del calor

Conocida como Electricidad 4.0, es la ruta más rápida hacia el Net Zero o el Cero Neto, considerando que para cumplir con el objetivo propuesto para 2050, se necesita reducir a la mitad las emisiones para fines de la década, lo que significa ir tres veces más rápido de lo provisto.

La digitalización significa eficiencia. Nos permite realizar más visible la energía, comprender mejor cómo la usamos y automatizar el proceso de consumo. Se puede decir que es más inteligente y optimizada. Por su parte, la electricidad hace que la energía sea verde, siendo el mejor factor para la descarbonización. Es una fuente energética que se puede descarbonizar con el tiempo, en comparación con los combustibles fósiles, que no pueden descarbonizar porque su impacto será para siempre.

Según los expertos, la Electricidad 4.0 será el combustible del nuevo mundo eléctrico de la mano con el data centers o centro de datos del futuro, el cual deberá orientarse hacia cuatro direcciones principales: sostenibilidad, eficiencia, adaptabilidad y resiliencia.

Con este fin, Schneider Electric, el proveedor número uno de infraestructura física para centros de datos, ofrece una amplia cartera de productos de conectividad, así como un innovador diseño y empaquetado de sistemas integrados.

Además, permite a las empresas aumentar la disponibilidad y eficiencia de sus data centers, agregando software, servicios, monitoreo o medición.

DESTACADO:  7 formas de aportar a la innovación social con datos y analítica

En ese sentido, a través de la digitalización de los procesos, será posible conocer y monitorear la energía y la emanación del carbono en tiempo real, trabajando así en mejorar donde las cosas no funcionan bien y optimizar lo que tiene buen desempeño.

Es importante desarrollar estrategias para continuar con la digitalización y la descarbonización, es decir, electrificar al máximo nuestros procesos en base al uso de energías limpias, renovables, solar, eólica y otros tipos de energías renovables, que actualmente existen y cada vez son más habituales en nuestro trabajo.

Si bien el cambio climático es uno de los grandes desafíos que se deben enfrentar, también es importante saber que contamos con las herramientas necesarias para hacerlo.

Ahora es el momento de avanzar, de dar un paso a la electrificación total, la descarbonización, las emisiones cero netas y continuar hacia una verdadera Electricidad 4.0.

Recomendamos